Proceso de deglución: la fase faríngea de la deglución

La deglución es el proceso mediante el cual los alimentos y líquidos son transportados desde la boca hasta el estómago a través del esófago. Este proceso es esencial para la nutrición y supervivencia del ser humano, permitiendo la ingestión de alimentos y líquidos de manera segura y eficiente.

La deglución puede dividirse en tres fases principales:

1. Fase oral: Esta fase es voluntaria y comienza en la boca. Aquí es donde se prepara el alimento para la deglución. Durante esta fase, el bolo alimenticio se forma a partir de la masticación y mezcla con la saliva. El bolo alimenticio se posiciona en la parte posterior de la boca antes de ser empujado hacia la orofaringe.

2. Fase faríngea: Esta fase es involuntaria y ocurre en la orofaringe. Una vez que el bolo alimenticio alcanza la orofaringe, se activa el reflejo de deglución involuntario. Durante esta fase, la lengua se eleva hacia el paladar, cerrando la nasofaringe y evitando que el alimento entre en las vías respiratorias. El bolo alimenticio se mueve rápidamente hacia la laringe y el esófago a través de la contracción coordinada de los músculos faríngeos.

3. Fase esofágica: Esta fase también es involuntaria y ocurre en el esófago. Una vez que el bolo alimenticio entra en el esófago, la onda de contracción muscular conocida como peristalsis impulsa el alimento hacia el estómago. Durante esta fase, el esfínter esofágico inferior se relaja para permitir el paso del bolo alimenticio al estómago. Una vez que el alimento llega al estómago, comienza el proceso de digestión.

Es importante destacar que el proceso de deglución es un proceso complejo que involucra una serie de estructuras y músculos coordinados. Cualquier alteración en este proceso puede dar lugar a problemas de deglución, conocidos como disfagia, que pueden afectar la capacidad de una persona para comer y beber de manera adecuada.

¿Cuál es el proceso de la deglución?

El proceso de la deglución es esencial para poder ingerir alimentos y líquidos de manera segura y eficiente. Se divide en tres etapas: la preparación, la fase oral y la fase faríngea.

En la primera etapa, conocida como preparación, los alimentos son masticados y mezclados con la saliva en la boca. La lengua juega un papel clave en esta etapa, ya que empuja los alimentos hacia la garganta para iniciar el proceso de la deglución.

A continuación, en la fase oral, la lengua empuja los alimentos hacia la parte posterior de la boca y los empuja hacia abajo por la garganta. Durante esta etapa, el paladar blando se eleva para cerrar la conexión entre la boca y la nariz, evitando que los alimentos se desvíen hacia las fosas nasales. Además, los músculos de la faringe se contraen para abrir el esófago y permitir que los alimentos pasen al siguiente paso.

En la fase faríngea, los alimentos pasan por la faringe hacia el esófago. Aquí, un pequeño pero importante colgajo de tejido llamado epiglotis se dobla sobre la laringe a la entrada de la tráquea, evitando así que los alimentos tomen el camino equivocado y se dirijan hacia los pulmones. Los músculos de la faringe continúan contrayéndose para empujar los alimentos hacia el esófago y finalmente hacia el estómago.

¿Cuáles son las tres fases de la deglución?

¿Cuáles son las tres fases de la deglución?

La deglución es un proceso complejo que se realiza de forma automática y coordinada para permitir el paso seguro de los alimentos desde la boca hasta el estómago. Se pueden distinguir tres fases principales en la deglución: la fase oral, la fase faríngea y la fase esofágica.

La fase oral es la primera etapa de la deglución y comienza con la preparación del bolo alimenticio en la boca. Durante esta fase, los músculos de la lengua y de la mandíbula trabajan en conjunto para masticar y mezclar los alimentos con la saliva, formando así un bolo consistente y adecuado para ser tragado. Una vez que el bolo está listo, se realiza el movimiento de la lengua hacia atrás para impulsar el alimento hacia la faringe.

La fase faríngea es la siguiente etapa de la deglución y se lleva a cabo en la faringe. Durante esta fase, la epiglotis se cierra para evitar que los alimentos ingresen a las vías respiratorias, y los músculos de la faringe se contraen para propulsar el bolo hacia el esófago. Además, se produce la elevación del paladar blando y del músculo hioides, lo que contribuye a abrir el esfínter esofágico superior y facilitar el paso del alimento.

Finalmente, la fase esofágica es la última etapa de la deglución y se realiza en el esófago. Durante esta fase, el bolo alimenticio es impulsado por contracciones musculares a lo largo del esófago y hacia el estómago. El esfínter esofágico inferior se relaja para permitir el paso del bolo hacia el estómago, donde se llevará a cabo la digestión.

¿Cuánto dura el proceso de deglución?

¿Cuánto dura el proceso de deglución?

La deglución es el proceso por el cual los alimentos y líquidos son transportados desde la boca hasta el estómago a través del esófago. Esta fase es la más larga y puede durar entre 8 y 20 segundos. Durante este tiempo, la onda peristáltica que se formó en la faringe continúa su recorrido a lo largo del esófago, empujando el bolo alimenticio hacia el estómago.

Durante la deglución, se producen una serie de movimientos coordinados que involucran a los músculos de la boca, la faringe, el esófago y el estómago. En la boca, se inicia el proceso de masticación y se forma el bolo alimenticio, que luego es empujado hacia la faringe por la lengua. En la faringe, se produce el cierre de la epiglotis para evitar que los alimentos pasen a las vías respiratorias, y se activa el reflejo de deglución. Este reflejo desencadena una serie de contracciones musculares que empujan el bolo hacia el esófago.

Una vez en el esófago, el bolo alimenticio es empujado hacia el estómago por las contracciones peristálticas. Estas contracciones son movimientos rítmicos y coordinados que se producen a lo largo del tubo digestivo y que permiten el transporte de los alimentos y líquidos. Durante la deglución, estas contracciones continúan su recorrido desde la faringe hasta el estómago, asegurando que el bolo alimenticio llegue a su destino final.

¿Qué ocurre en la fase faríngea?

¿Qué ocurre en la fase faríngea?

La fase faríngea es una etapa crucial en el proceso de deglución, donde el bolo alimenticio es propulsado a través de la faringe para pasar al esófago. Durante esta fase, se producen una serie de sucesos coordinados que permiten el paso seguro del alimento hacia el sistema digestivo.

En primer lugar, se produce el cierre del esfínter velofaríngeo, que consiste en el cierre del paso entre la cavidad oral y la nasofaringe. Esto evita que los alimentos puedan pasar hacia la nariz, asegurando que sigan el camino correcto hacia el esófago. A su vez, se produce la oclusión del esfínter laríngeo, que cierra la entrada a las vías respiratorias, evitando que el alimento pueda entrar en los pulmones.

Además, durante la fase faríngea se produce la propulsión del bolo alimenticio a través de la faringe mediante movimientos musculares coordinados. Esto implica el cierre de la epiglotis, que cubre la entrada a la laringe, y el empuje del bolo hacia abajo mediante contracciones musculares en la faringe. Por último, se produce la apertura del esfínter esofágico superior (EES), que permite el paso del bolo hacia el esófago y su posterior transporte hacia el estómago.

¿Qué es la deglución faríngea?

La deglución faríngea, también conocida como la fase bucal, es una etapa fundamental en el proceso de la digestión. En esta fase, el bolo alimenticio es empujado hacia arriba contra el paladar blando por medio de la contracción de la lengua. Una vez que el bolo alimenticio llega al paladar blando, este es movido en dirección a la orofaringe por ambos, la lengua y el paladar blando.

Durante la deglución faríngea, la lengua juega un papel crucial al impulsar el bolo alimenticio hacia la parte posterior de la boca y hacia la garganta. Al mismo tiempo, el paladar blando se eleva para bloquear la nasofaringe y evitar que el alimento entre en las fosas nasales. Este movimiento coordinado permite que el bolo alimenticio pase de la boca a la faringe de manera segura.

Además, es importante destacar que la deglución faríngea es una acción involuntaria y automática que ocurre de manera rápida y eficiente. Una vez que el bolo alimenticio llega a la faringe, se desencadena la siguiente etapa de la deglución, conocida como deglución esofágica, en la que el alimento es transportado desde la faringe hacia el esófago y finalmente hacia el estómago.