Los prisioneros recuperan la libertad musical

Los Prisioneros lanzaron su cuarto álbum de estudio hace 13 años y luego se perdieron de vista. Durante la década de 1990, la banda, una de las más respetadas en la historia del rock chileno, vivió solo en reputación.

Ahora, han vuelto a ser una historia de éxito imparable.

Este nuevo capítulo en la historia de Los Prisioneros comenzó en 2001, cuando el grupo anunció un espectáculo de reunión de una sola noche. Después de que las entradas se agotaron antes de que comenzara la campaña publicitaria, se agregó un segundo espectáculo.

Esos espectáculos, en el Estadio Nacional de Santiago, atrajeron a más de 120.000 personas y se convirtieron en el evento musical más concurrido de cualquier acto chileno. Se lanzó un álbum en vivo grabado en los shows, se programó una gira de conciertos a nivel nacional e incluso la banda realizó giras por Estados Unidos, México, España, Bolivia y Perú.

Los Prisioneros lanzaron un nuevo álbum de estudio homónimo con 10 canciones nuevas el 5 de junio. El disco vendió 20,000 copias durante sus primeros tres días en las tiendas, según los minoristas. El conjunto muestra la destreza musical de la banda mejor que cualquiera de sus grabaciones anteriores.

Nos embarcamos en un proyecto sin saber que sería tan grande, tan exitoso y tan largo, dice el baterista Miguel Tapia. Los Prisioneros también incluye al bajista Claudio Narea y al líder/guitarrista/compositor Jorge González.

La banda lanzó cuatro álbumes de estudio en EMI entre 1984 y 1990. El último álbum, Corazones, no contó con Narea, pero de todos modos tuvo éxito. Los miembros restantes decidieron dejarlo en 1992, después de un espectáculo celebrado en el festival Chiles Viña del Mar y una gira de despedida.

Los tres se embarcaron en carreras en solitario o formaron nuevas bandas, pero nunca alcanzaron el nivel de éxito del acto original. Un álbum de grandes éxitos de 1992 demostró la popularidad continua del grupo, al igual que un paquete de dos CD de material inédito en 1996.

Un gran elemento del éxito, según González, es que una nueva generación de fanáticos, entre 9 y 15 años, había comenzado a seguir al grupo. Ahora, esta nueva base de fanáticos supera con creces a los fanáticos nostálgicos que presenciaron el primer acto de Los Prisioneros en los años 80. Gonzalez dice: Esto facilitó la planificación de un nuevo álbum, porque podíamos tomar cualquier dirección musical sin preocuparnos por alienar a nuestros viejos y acérrimos fans.

La popularidad de Los Prisioneros en Chile es tal que la firma de discos del 5 de junio en el gigante minorista Feria del Disco tuvo que suspenderse porque el ayuntamiento local exigió un pago de garantía extravagante para garantizar la seguridad de los más de 10,000 fanáticos esperados.

El grupo tiene opiniones políticas feroces. El sencillo actual de la banda es Ultraderecha, un ritmo pegadizo infundido con ska con comentarios sociales sarcásticos e irónicos sobre los derechistas que parecen controlar el gobierno, la religión y la economía en nombre de la libertad.

Hacer el nuevo álbum de estudio es algo que sus integrantes consideran la mejor parte del reencuentro.

Siempre se nos consideró un grupo realmente creativo, por lo que obviamente no podíamos limitarnos a los conciertos [tocando solo] canciones antiguas, dice González. Han pasado tantos años que fue un gran momento para mostrar todo lo que habíamos aprendido, y un disco siempre es como empezar una nueva banda. Eso es realmente emocionante.

Relacionado

Lady Gaga en conversaciones para unirse a Joaquin Phoenix en el musical 'Joker 2'


Extraído del número del 21 de junio de 2003 de Billboard. El texto original completo del artículo está disponible en la sección Servicios Premium de Billboard.com.

Para solicitar una sola copia de la edición, visite The Nosotros Store.

Video:

Ir arriba