Seleccionar página

Las autoridades mexicanas dijeron el martes (17 de enero) que están investigando si la extorsión, la venta callejera de drogas o un plan de asesinato fue el motivo detrás de un tiroteo en un festival de música electrónica en una ciudad turística del Caribe que dejó tres extranjeros y dos mexicanos muertos.

El fiscal general del estado de Quintana Roo, donde se encuentra Playa del Carmen, dijo que el atacante disparó directamente contra una de las víctimas mexicanas en el club nocturno donde se realizaba la fiesta de clausura del festival. Se produjo un tiroteo confuso en el que los guardias no están claros si el personal de seguridad del festival o los guardaespaldas mexicanos respondieron al fuego.

Un guardia fue alcanzado por disparos y, mientras caía, su pistola se disparó e hirió a varios asistentes al concierto, según el fiscal general del estado, Miguel Angel Pech. No está claro por qué el hombre mexicano pudo haber sido un objetivo. Pech dijo que su familia le dijo a los fiscales que tenía un pariente importante en el gobierno del estado de Veracruz, un estado plagado de corrupción y violencia.

Relacionado

'Doorman Legend' asesinado en BPM Festival Shooting recordado como 'Great Soul'

El atacante huyó, pero Pech dijo a la cadena de televisión Televisa que un taxista que lo ayudó a escapar ha sido vinculado a intentos de extorsión anteriores. Algunas empresas en México se ven obligadas a pagar dinero de protección, bajo la amenaza de ser atacadas. O no llegaron a un acuerdo sobre los pagos de protección, directamente la extorsión, o puede ser que alguien no les permitió vender drogas dentro de la discoteca, dijo Pech.

Los residentes de Playa del Carmen dijeron que el tiroteo se produjo en medio de una creciente y cada vez más abierta escena de drogas en esta ciudad turística que durante mucho tiempo se ha librado de la violencia de las guerras de cárteles de México. Las preocupaciones de que la violencia pueda estar invadiendo la otrora tranquila ciudad costera al sur de Cancún se expresaron cuando la gente asistía a una vigilia el lunes por la noche frente al club nocturno Blue Parrot, donde cinco personas murieron y 15 resultaron heridas el lunes.

Esta es una señal de lo que ha estado sucediendo, dijo Lenin Amaro, empresario y político local. Nos ha llegado, dijo Amaro sobre la narcoviolencia en el país. Vivíamos en lo que se podría llamar una burbuja.

Las autoridades federales dicen que el cártel de los Zetas ha estado en el estado durante años, especialmente en Cancún, donde se culpó a los Zetas por el atentado con bomba contra un bar en el que murieron ocho personas en 2010. Y la influencia de los cárteles de la droga en el estado en general se remonta a al menos hasta la década de 1990 bajo el gobernador Mario Villanueva, quien luego fue condenado en los EE. UU. por participar en el contrabando de drogas a gran escala.

Relacionado

Artistas reaccionan al tiroteo en el Festival BPM de México

El lunes, las autoridades publicaron una lista de muertos, que incluía a un canadiense, un estadounidense, dos mexicanos y un italiano. Tres fueron identificados como parte del equipo de seguridad de los festivales. Quince personas sufrieron heridas, incluidos al menos dos canadienses y dos estadounidenses. Un hombre que estaba dentro del club dijo que se escondió en un almacén con otros cuatro hasta que cesaron los disparos. Dijo que es un residente local y veterano de la escena del club, y accedió a hablar sobre el tema solo si se le otorga el anonimato por temor a su seguridad.

Dijo que el cártel de los Zetas controla todo el tráfico de drogas en el balneario y que en los clubes grandes tiene a varias personas vendiendo drogas, generalmente fuera de los baños. Dijo que el tráfico de drogas se ha vuelto más abierto en los últimos años. En esta zona hay Zetas que controlan todo y por eso todo está bien, dijo. Todos los clubes aquí, todos los clubes aquí están controlados. En los baños, en todas partes, controlan las drogas. Te ofrecen drogas abiertamente. Los empresarios, la gente de los clubes nocturnos, no pueden hacer nada. Ellos (los Zetas) pueden quemar su edificio.

Dijo que los funcionarios locales toleran a los narcotraficantes siempre y cuando no se equivoquen.

Por esa razón, no creía que los Zetas fueran los responsables del tiroteo. Los Zetas no hicieron esto. De lo contrario, van a acabar con su propio negocio, dijo. Si no hay clientes no hay drogas.

La gerencia de Blue Parrots no respondió de inmediato a las solicitudes de entrevista.

Video: