FEUDA SOBRE ALACRANES DERECHOS MUSICALES DE NAMA DE LA SPARKS DESCUBRAS

Una disputa que ha dividido a uno de los grupos de música regional mexicana más exitosos ha planteado varios problemas legales, así como la vieja pregunta: ¿Qué hay en un nombre?

Alacranes Musical, el joven grupo de Chicago que combina una imagen urbana y estilos vocales con un duro duranguense, ha vendido más de un millón de copias de sus álbumes solo en los EE. UU., según Nielsen SoundScan. El grupo también atrajo un récord de 74,147 en asistencia paga cuando tocó en el Houston Rodeo & Livestock Show con la leyenda norteña Ramón Ayala el 15 de marzo.

Pero seis de los ocho miembros de la banda han desertado desde entonces a una nueva dirección y continuaron programando espectáculos como Alacranes Musical, incluso cuando sus dos ex compañeros de banda formaron un nuevo grupo con el mismo nombre.

A partir del miércoles, los sitios web de ambos grupos mostraban fechas de conciertos programadas para los próximos días, incluidas fechas en Texas y Nuevo México.

Águila Records, la compañía que administra Alacranes Musical desde hace varios años y otorga licencias de sus grabaciones a Fonovisa, presentó una demanda federal la semana pasada contra los seis integrantes de la banda, el fundador del grupo y su nueva compañía administradora, Martin Fabians Nueva Generación Music Group. La demanda alega infracción de derechos de autor (del nombre y logotipo de Alacranes), competencia desleal, incumplimiento de contrato e interferencia en las relaciones contractuales de las bandas.

La demanda busca daños de al menos $75,000 en cada uno de los tres cargos y $50,000 en otro cargo, para recuperar las supuestas ganancias que los miembros salientes de la banda y su nueva gerencia han obtenido bajo el nombre de Alacranes desde la división, así como los honorarios de los abogados.

La demanda se produjo después de que Oscar Urbina, Jr., uno de los miembros que dejó el sello, presentó una petición para cancelar la marca comercial de Águila Records del nombre de Alacranes Musical, que el fundador de Águila, Pedro Ávila, registró en 2006. En la petición de Urbina se incluye una copia de una portada y etiqueta del CD musical de Alacranes de 1999, antes de que Avilas se involucrara con el grupo. En otra parte de la petición, Urbina afirma que el grupo, compuesto principalmente por miembros de su familia, comenzó a usar el nombre en 1995.

Además de un argumento de uso anterior, Urbina también alega que Ávila no es propietaria de la marca comercial, sino que simplemente se le permitió usarla según el contrato de artistas de Urbinas 2003.

Por otro lado, la demanda de Águila Records especifica que el mismo contrato de 2003 cedió a perpetuidad todos los derechos de marca y otros derechos del nombre Alacranes Musical al sello.

Aguila Records registró el logotipo del escorpión de la banda en 2008; el nuevo gerente del otro lado afirma que Urbinas creó el logotipo en 2002.

Si bien el registro de una marca comercial es un obstáculo considerable que superar en términos de demostrar que los no registrantes tienen derecho al nombre, el hecho de que [Ávila] haya registrado la marca no significa necesariamente que él gana automáticamente, dice el abogado de la industria musical Christian Castle.

La decisión probablemente giraría en torno a lo que está en ese contrato. No asumiría que es pan comido para ninguno de los dos lados.

Ni Pedro Ávila ni sus abogados pudieron ser contactados para hacer comentarios. El 19 de junio se programó una audiencia sobre una orden judicial preliminar presentada por Aguila Records para detener la supuesta actividad infractora mientras continúa el caso. El 30 de junio se programó una audiencia sobre la petición de Urbinas para cancelar el registro de la marca Aguila Records.

Mientras tanto, Martín Fabián, un veterano de una pelea de nombres en 2006 por otro acto exitoso, su actual cliente Grupo Montez de Durango, confía en que Alacranes lanzará un álbum con ese nombre.

Tenemos el disco hecho, tenemos una estrategia para internacionalizarlos, dice Fabián, y agrega que el primer sencillo de su nuevo grupo es un dúo con la figura de Fonovisa Espinoza Paz. Estamos listos.

Fabian dice que la primera opción para lanzar el álbum, Juntos 4ever, sería para Fonovisa. Pero una fuente de Fonovisa dice que todos los integrantes de Alacranes son signatarios de la licencia exclusiva que Águila Records tiene con Fonovisa, una realidad que complica cualquier esfuerzo de los integrantes salientes para salir de su contrato y grabar por separado con Fonovisa. Bajo la licencia de Águila, Alacranes firmó un nuevo contrato de cuatro álbumes con Fonovisa a fines del año pasado.

El caso destaca la importancia del nombre de una banda para su marca. En un género cuyos grandes grupos a menudo se separan unos de otros y se vuelven a reunir bajo nuevos nombres, un nombre famoso puede ser la única parte de un grupo que la audiencia reconozca constantemente. Sin embargo, en el caso de Alacranes, sus seguidores similares a los de una banda de chicos significa que los individuos, particularmente los dos vocalistas que se quedaron con Aguila Records, también son populares.

Relacionado

Latin Pride 2022: el artista español PtaZeta sobre la normalización de las letras del mismo sexo en la música rap

Video:

Ir arriba