Beth Hart mira a la «luz»

Beth Hart siente que ha regresado de entre los muertos.

He estado en algunos lugares oscuros, hombre. Estaba tan aterrorizada de tener éxito que la gente viera quién pensaba que era, como que no era lo suficientemente bueno o lo suficientemente fuerte, dice ella. Dejé que el miedo me derribara. Soy un campeón del autosabotaje.

Ha sido un largo camino con muchas lecciones aprendidas para la cantautora confesional, cuyas canciones crudas y profundamente personales revelan el alma torturada de una mujer que ha ido y vuelto al infierno más de una vez.

Ahora limpia y sobria después de repetidos episodios de abuso de sustancias, Hart está lista para mostrarle al mundo todo lo que es capaz de lograr, a través del lanzamiento de Koch Entertainment de su tercer álbum, Leave the Light On, que saldrá el 21 de octubre.

Las 11 canciones muestran un viaje cuesta arriba, marcado por la estridente fascinación de Bottle of Jesus y el himno metálico de garage rock Broken and Ugly, contrarrestado por la deslumbrante belleza de la esperanzadora canción principal impulsada por el piano y la suave oda a la confianza. , Yo me quedaré contigo.

La música ha sido mi fiel amiga, dice Hart, de 29 años. No importaba lo asustado que estuviera, todavía podía sentarme y escribir en el piano. He podido resolver gran parte de la tristeza, pero más aún examinar el asombro de hablar de las cosas de una manera positiva.

El primer roce de Hart con el éxito llegó con el lanzamiento de Immortal on Atlantic en 1996, que atrajo la atención de productores como David Foster y Hugh Padgham. El álbum no tuvo éxito, pero la etiqueta se quedó con Screamin for My Supper de 1999, que presentaba el éxito entre los 40 adultos, LA Song, una apasionante canción sobre cómo superar el fracaso y el engaño.

El primer sencillo del nuevo álbum es la canción principal, que, al igual que LA Song, está producida por Oliver Leiber. La letra aborda la necesidad universal de seguridad frente a lo desconocido.

Había terminado de grabar todas las canciones para el álbum y las estaba probando en Mint, un club íntimo en Los Ángeles, dice Hart. Luego escribí Leave the Light On, y la gente comenzó a reaccionar de inmediato. Así que Leiber y yo trabajamos en ello durante un par de días y resultó ser algo hermoso.

Ella te atrae hacia lo que siente, lo que no todos los artistas pueden hacer, dice el presidente de Koch, Bob Frank. Después de asistir a uno de sus espectáculos, te quedas sin aliento. Sientes que has hecho ejercicio.

El regreso de Hart, sin embargo, fue precipitado por un intenso período de búsqueda solitaria.

Después de que terminó su carrera con Atlantic, se retiró detrás de sus miedos y desarrolló una adicción al medicamento para la ansiedad klonopin. Realmente pensé que tenía que ser perfecto y estar siempre concentrado, confiesa Hart. Estaba esforzándome tanto por ser otra persona, y Dios no permita que nadie vea quién soy realmente. La única forma en que podía lidiar con eso era estar insensible.

Una noche, Hart mezcló alcohol y drogas y cometió el error de ponerse al volante: la policía me detuvo y pasé la noche encerrado. Supuse que me suicidaría o sería la chica de la cárcel. Fue bueno para mí ver ese lado, porque [a la policía] no le importa un carajo tus problemas. Era hora de luchar por mi vida. Fue la última vez que tomé klonopin.

En rehabilitación, tuve dos especialistas en trauma tratando de descifrarme. Estuve realmente loco por un tiempo. Olvídate de trabajar. No podía caminar ni hablar.

Afortunadamente, Hart tenía buenas personas de su lado, incluido el amigo roadie Scott Guetzkow. Él es un maldito milagro andante, dice ella. Me acogió, me alimentó y me amó lo suficiente como para amarme a mí mismo. Hoy, los dos están casados.

Hart espera que las canciones de Leave the Light On sirvan de ejemplo para aquellos que luchan contra sus propios demonios. Quiero contarle a la gente por lo que he pasado e inspirarlos a perseguir sus sueños. Está bien ser quienes son y no esconderse, dice ella. Puede ser un mundo horrible y oscuro, pero hay tantos ángeles caminando por ahí que quieren ayudar a la gente.

El evangelio, Sky Full of Clover, que agita la mano, personifica la esperanza que ahora infunde a Hart, con su guiño a la gloria de la fe. El conmovedor himno fue dirigido por Bradford, quien produjo más de la mitad del set. Asimismo, la psicodélica Lay Your Hands on Me, producida por Danny Saber, explora el lado sensual y primitivo de estar enamorado.

Ha sido un viaje increíble, dice Hart. Nunca vendí un millón de discos, nunca me convertí en una estrella, pero tengo algo mejor. Me convertí en mí mismo.

Relacionado

Bob Frank, cantante y compositor de Memphis, muere a los 75 años

Explorar

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

beth hart

danny sable

David Foster

Vea los últimos videos, gráficos y noticias


Extraído del número del 27 de septiembre de 2003 de Billboard. El texto original completo del artículo está disponible en la sección Servicios Premium de Billboard.com.

Para solicitar una sola copia de la edición, visite The Nosotros Store.

Video:

Ir arriba